7 mayo, 2018

A mi querida amiga

Queridos Lectores,

Esta entrada que les regalo hoy, está dedicada a la fortaleza del corazón humano en situaciones de extrema tristeza, no es de coleccionismo, ni de numismática, es de amistad, amor y empatía.

Un alma pura ha dejado la tierra para hacer compañía a sus seres más amados desde el reino de los Cielos, se ha ido dejando un espacio que nada ni nadie llenara. Pero su corta vida, ha sido la fuente de inspiración para otros, para que sus sueños, sus luchas y sus sonrisas vivan en el corazón de todos.

Durante la semana pasada escuche grandes hazañas de una mujer entregada a su pasión y a decidida a ser feliz (que por cierto con el día a día se nos olvida que esa es nuestra misión principal en la tierra), una princesa enamorada del deporte como su príncipe azul, la mayor de los nietos amados en un matriarcado que unido ha dado grandes batallas y han salido victoriosas.

Momentos que jamás se borraran de la memoria, pero aún más importante, que jamás se borraran del corazón de estas bellas y fuertes mujeres que hoy más unidas que nunca le dan un nuevo sentido a la vida en la tierra.

Este escrito es un homenaje no solo a ella, sino a su familia que, con gran dolor en su vida por esta partida ha decidido hacer de su memoria y sus momentos felices una maravilla para el mundo.

Mi amiga, mi querida tutora y hasta mi ángel en momentos difíciles, mi Maguie, esta es la mejor forma en que te puedo expresar todo mi apoyo para ti y tu familia.

A todos como reflexión les dejo esta frase “En vida hermano, en vida”, abraza, ama sin límite, cumple tus sueños, trabaja duro por un corazón fuerte y valiente.

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *